14 de de 2018
Camps d'Aitona
Camps d'Aitona

 

¿Conoces los melocotoneros de Aitona? El día 10 de Marzo esta localidad del Baix Segre inauguró temporada de visitas a sus campos de melocotoneros floridos. Justo los últimos días de invierno, cuando el frío intenso ya pasa y los días comienzan a ser más largos, los melocotoneros de esta área del Segrià llegan a su punto álgido de floración, convirtiendo la zona en una alfombra de flores rosa que atrae cientos de turistas para disfrutar de este paisaje de película que sólo se da 10 días, este año del 10 al 20 de marzo.

El Ayuntamiento de Aitona, en materia de dinamización turística ha puesto en marcha la Ruta del Árbol Florido, que busca aprovechar la belleza paisajística de los campos de la zona cuando sus árboles frutales se encuentran en proceso de floración. De hecho, mediante el proyecto Fruiturisme y bajo la marca "Aitona con mucho gusto" se espera que pasen cerca de 7.000 personas de todo el país por los campos floridos.

Este año se suman al proyecto los vuelos en globo por encima de los campos de la mano de Globus Kon-Tiki para ofrecer a sus visitantes todo el esplendor de la zona a vista de pájaro. Según la alcaldesa de Aitona, Rosa Pujol "el espectáculo de la floración sorprende desde cualquier perspectiva, pero sin duda ésta, por su singularidad, es una de las más bonitas y emocionantes".

Desde el aire, contemplamos la belleza de este fenómeno de una manera única. Un espectáculo de color en una zona privilegiada. En ningún otro lugar del mundo existe una concentración tan grande de plantaciones de fruta dulce. Pero este regalo para los sentidos sólo dura 10 días, ya que después de la polinización, los pétalos caen y los campos recobran su aspectos habitual. Así que amantes de paisajes de postal ya podéis coger la cámara y reservad vuestra plaza en el globo! :) 

De Aitona a Japón

Rosa Pujol y el presidente de la Diputación de Lleida, Joan Reñé han recibido el cónsul general de Japón en Barcelona, el sr. Naohito Watanabe que ha trasladado su voluntad de establecer una vinculación turística entre el país nipón y Aitona, haciendo énfasis en el hecho de que comparten la pasión por la flor del árbol frutal.